jueves, 6 de septiembre de 2012

Refundación de la Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores del Barrio de Montemolín

El pasado mes de Mayo fueron aprobados los nuevos estatutos de la Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores, cofradía que ha sido refundada este año por feligreses de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de los Dolores del barrio Montemolín con su párroco D. Carlos Parra Aceveda a la cabeza.

La idea surgió al comprobar, por testimonios orales y documentales, la importancia de la devoción a la Virgen Dolorosa en la historia del barrio.

La Virgen de los Dolores

La imagen de la Virgen de los Dolores llegó al barrio en septiembre de 1922, adquirida con las limosnas de todos los vecinos y gracias al celo apostó1ico de los Terciarios Capuchinos. Los vecinos, para mantener su culto, fundaron en 1961 una cofradía, que languideció, sin llegar a desaparecer, a pesar de que crecía con vigor el culto a la Virgen.

La imagen, de 1,30 m. de altura, es de madera, con brazos articulados para poderla vestir con túnicas y mantos. Su rostro esta entre la sonrisa y las lágrimas, porque mira suplicante al cielo mostrándonos que nuestras penas se diluyen si miramos hacia arriba donde brilla el Sol, consuela en todo dolor.

En los últimos años se ha ido incrementando la devoción a la Virgen de los Dolores, llegando una vez al año a salir en procesión por el barrio el Lunes Santo, acompañando a Cristo en su Via Crucis, en el que también participa la Hermandad de San Joaquín y la Virgen de los Dolores con sus tambores y cofrades.

La refundación de la Cofradía

La refundación tiene su origen al conocer que la venerada imagen de la Virgen Dolorosa, que preside la vida parroquial desde 1970, cumplía los 90 años de permanencia en el barrio. Sabedores además de la existencia de una antigua cofradía, fundada canónicamente en 1961, se ha creído oportuno refundarla, haciéndola parte integrante de la vida parroquial y con nuevos estatutos que la reglamentaran.

Las líneas generales de esta Cofradía son las siguientes:
  • Es eminentemente Parroquial.
  • Tiene a la Eucaristía por centro.
  • Mira a los jóvenes con predilección.
  • Se acerca al mundo del sufrimiento, practicando la caridad.
  • Es humilde instrumento de la "nueva evangelización".
  • Es ocasión para una autentica formación cristiana.
  • También admite a los niños, a quienes Ella tiene en el corazón.
  • Acoge a las familias como ellas le acogieron en sus casas: ellas son la mejor escuela.
La fiesta principal de esta Cofradía es el 15 de Setiembre, festividad de Nuestra Señora de los Dolores.

fuente: Revista DOLOROSA nº 39 (julio de 2012)