lunes, 17 de marzo de 2014

El Quinario a Jesús de la Humildad abre las puertas de la Cuaresma

La Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Señor Jesús de la Humildad entregado por el Sanedrín y María Santísima del Dulce Nombre celebró la pasada semana el solemne y devoto Quinario con besamanos en honor a Nuestro Señor Jesús de la Humildad, titular de esta corporación, culto con el que la Hermandad da inicio a la Cuaresma.

El Señor estaba situado en un lateral de la Iglesia Conventual. A ambos lados se colocaron varios centros de flores compuestos principalmente de lilium blancas, y más de una veintena de candelabros plateados del paso de palio de María Santísima del Dulce Nombre portando cera blanca. Asimismo, escoltaron a la imagen que talló Francisco Berlanga de Ávila los ropajes y atributos de Caifás y del Romano que forman parte del paso de misterio de Jesús de la Humildad.

Jesús de la Humildad iba ataviado con su túnica de tisú blanca bordada en oro y cíngulo de hilo de oro. En esta ocasión el Señor también portaba su dorado juego de potencias y la insignia de oro de la casa de Andalucía de Zaragoza. Tras Él, se situaban vario candelabros de cera blanca bajo un renovado dosel de color granate y dorado.

El último día del quinario tuvo lugar el V Pregón de la Juventud Cofrade, que este año corrió a cargo de Valle Laya Rodríguez que lleno la iglesia del convento de Santa Mónica. No faltaron a la cita su querida sección de instrumentos que le tributo un homenaje antes de iniciar el pregón entonando unos toques en su honor. El pregón, lleno de sentimientos cofrades, estuvo interrumpido en varias ocasiones por los aplausos del público, y aun resuenan en las paredes del templo las palabras sinceras y de compromiso que Valle expresó.

Fotografías:


Fotos de Jorge Sesé