miércoles, 17 de septiembre de 2014

El Dulce Nombre de María recibió el cariño de sus fieles

La Hermandad de Jesús de la Humildad comenzó el pasado día 12 de Septiembre solemne y devoto Triduo con besamanos, con motivo de la festividad de su titular mariana, María Santísima del Dulce Nombre.

Como principal novedad de este año, la imagen de Nuestra Señora únicamente ha estado en besamanos el último día del triduo, en el que la Virgen bajo de su altar para tender la mano a sus fieles.

La Virgen estaba situada en el lateral izquierdo de la Iglesia Conventual, sobre un espectacular altar efímero formado por un respiradero lateral y delantero del paso de palio sobre los cuales se situaba el peanil plateado de salida y en cuya cúspide encontraba María Santísima del Dulce Nombre. Así mismo, escoltan a la Santísima Virgen que talló Francisco Berlanga de Ávila, candelabros plateados de la candeleria del paso de palio, cirios de esta corporación portando cera blanca y jarras con gladiolos blancos y otras flores rosaceas. De fondo, se colocó la bambalina trasera del palio, cuyo bordado, llevado a cabo por el grupo de costura de la propia hermandad, fue estrenado el pasado Domingo de Ramos.

La Virgen iba ataviada, en los dos primeros días del triduo, con terno de tisú de oro sobre brocado de seda de finales del XIX, mantilla de tul y rematando su cabeza la aureola de doce estrellas con la que fue bendecida en 1994. El tercer día del triduo, María Santísima fue vestida como acostumbra a hacerlo en su salida procesional, saya blanca con bordados dorados, fajin rojo con las condecoraciones que ostenta laimagen, manto azul cobalto con toca de sobremanto dorada y dobre la sien su corona dorada de reina.


Fotos de Jorge Sesé