martes, 31 de marzo de 2015

Semana Santa 2015: Lunes Santo, por Jorge Gracia Pastor

El Lunes Santo también me inspira, por eso tienes carta. A lo mejor quien me inspira eres tú que quiero que conozcas algo de nuestra Semana Santa. Cinco procesiones en la calle, pero todas las cofradías en sus iglesias en faena y con faenas para las de hoy, mañana, pasado y al otro.
Acércate por cualquiera de ellas y verás pasos montándose, imágenes acicalándose, atributos limpiándose...... Lo que terminamos viendo y viviendo en la calle es trabajo de muchos días, y como ves no solo de tambores y de ensayos. Y en muchas cofradías hoy a los niños y jóvenes les conceden protagonismo y labor. Con un paño y limpia metales hemos hecho más cofrades que con unas baquetas y un tambor.

Es buen momento para acercarse por San Cayetano y sin el trasiego del Jueves Santo disfrutar de los pasos que ya han acudido en procesión. Hoy podiamos contemplar con detenimiento a la Virgen del Prendimiento y su radical reforma de paso de palio al estilo zaragozano, cuya greca presenta distintas escenas de la vida de María y en las esquinas cuatro representaciones de letanías. Y por supuesto el paso de la Entrada en Jerusalén. Por cierto, en la restaurada Sala Capitular se puede contemplar, dentro de la hornacina de la Soledad reconvertida en vitrina, la antigua corona que portaba Jesús en el desaparecido paso de Palao.




La noche ha sido estupenda para salir de procesión, también para acompañarlas. Nos olvidamos de las lluvias, hace viento, pero todo discurre con tanta normalidad, que apenas se que contarte. En muchos tramos era difícil hacerse hueco para ver el paso de los cofrades. Y así se ha demostrado en los barrios de la Nieves o de San José, donde la Exaltación celebraba su viacrucis parroquial por Santa Gema, y la Dolorosa acompañaba el de la Parroquia de los Dolores. Mientras en el centro el Calvario, las Siete Palabras y los Nazarenos hacían lo propio llenando la noche de emociones y ofreciéndonos buenos tramos para acompañarlos en el rezo de sus viacrucis o de las Tres Caídas.

Difícil elegir un sitio para apostarse hoy a esperar y verlos pasar. Verlos pasar y seguir acompañándoles hasta el final de cada cual. Cada uno tendrá el suyo, en una noche caracterizada por la lentitud de los cortejos. Pero a fin de cuentas, solo se procesiona dos día al año. Y Lunes Santo solo hay uno.

El paso por Pabostría y Arco del Dean de las Siete Palabras es emocionante, como también lo es rezar junto a ellos dos estaciones en la Plaza de la Seo cuando sabes que en el nº 6 nació esta cofradía. En tiempos en los que ha llegado la moda del reparto de estampitas, más allá de las tradicionales del Jueves Santo en las mesas del Refugio, se agradece que te regalen un cartón con la medida de la Virgen del Pilar en verde (gracias Pascual). Ver a los Nazarenos atravesar Dormer marcándose una "lenta" que hacía mecerse a la calle entera también ha sido uno de los momentos de la noche. De otra cosa no, pero de "lentas" creo saber algo. Largo y emotivo adiós en San Cayetano al seguido Nazareno. Y las palabras de las Tres Caídas, siempre es un momento especial de la semana, más desde que se celebra en las puertas de Santiago, siendo recibidos los cofrades del Calvario por la Virgen de la Fraternidad y una nutrida representación de la Cofradía de Nuestro Señor atado a la Columna, toque de instrumentos incluido de ambas cofradías conjuntas.


Y siempre hay algo que celebrar, siempre algo que estrenar. 75 años del paso de la Caída del Señor y nuevos faroles escoltando los de las "Caídas"..... y mañana habrá mucho más.


Mañana sigo contando-te.