jueves, 14 de junio de 2012

El cuerpo de acólitos

Boceto de 4 acólitos ceroferarios y el pertiguero
 Una de las novedades de la pasada Semana Santa y que también se pudo ver este pasado domingo en la procesión del Corpus Christi fue el cuerpo de acólitos que ha formado la Cofradía de la Institución de la Sagrada Eucaristía. Pero, ¿Qué es un acólito? ¿Qué tipos de acólitos hay? ¿Cómo visten? A continuación vamos a desgranar este nuevo personaje que se ha integra por primera vez en nuestras procesiones.

Ante todo hay que matizar que en el mundo cofrade la palabra “acólito” se usa para designar a todo el grupo de servidores que colaboran durante la Misa y en la asistencia de los pasos como portadores de ciriales, incienso, cruz parroquial, monaguillos, etc. En sentido estricto un acolito es el que ha recibido el ministerio instituido del Acolitado, mediante los correspondientes cursos y autorizaciones eclesiásticas.

Por lo general, los miembros que componen el cuerpo de acólitos pueden concretarse en los siguientes:
  • el pertiguero, acólito con mayor responsabilidad ya que es el que dirige al resto de miembros del cuerpo de acólitos tanto en los cultos internos, en los cuales actuaría como maestro de ceremonias, como en los cultos externos. Es una figura vinculada al personal de las Catedrales, con su importancia actual en sitios como Toledo y Santiago, con una participación activa e importante en la Procesión del Corpus. También subsiste en otros muchos lugares como Pamplona, Ávila o Cuenca.
  • el ceroferario, encargado de llevar los ciriales o portar cirios o velas.
  • el cruciferario (o crucífero), que porta la Cruz Parroquial.
  • los turiferarios, encargados de portar los incensarios y que por extensión se aplica también a los acólitos que llevan la naveta o bien se les puede llamar también naveta por el objeto que llevan.
  • el auxiliar, que se aplica al acólito que lleva el canasto con las pastillas de carbón, pabilos y cerillas
  • el acompañante, que ejercen labores de acompañamiento del Preste en las escasas Cofradías que mantienen esta tradición.
Acólito cruciferario
De todas estas figuras la más representativa es la del pertiguero, figura tomada del ceremonial de las catedrales ya que el pertiguero es la persona que abre paso a los canónigos en las procesiones en las que participan los Cabildos catedralicios y que viste de negro. En las Cofradías va señalando las órdenes al cuerpo de acólitos con golpes de pértiga.

En cuanto a la vestidura, los acólitos deben vestir con roquete o sobrepelliz (es la misma prenda), o sea, de blanco, sobre el fondo negro de la sotana. Si los acólitos son hermanos de la cofradía llevan la medalla de la misma y el pertiguero viste una indumentaria llamada Ropón similar a la dalmática llevando colgado en el pecho el escudo de la Hermandad en plata. En cuanto a los colores del Ropón del Pertiguero, suele ser el negro (preferentemente), morado, burdeos y rojo en el caso de ser hermandad sacramental, aunque se usan otros colores en función de la túnica de la hermandad o de su vinculación a determinadas órdenes religiosas a pesar de que se pierde el significado litúrgico. A veces añaden gola en el cuello y medias blancas o negras.

Acólitos ceroferario (izq.) y turiferario (dcha.)

fuente: http://la-liturgia.blogspot.com.es/2006/11/funciones-del-cuerpo-de-aclitos-en-las.html