miércoles, 1 de abril de 2015

Semana Santa 2015: Martes Santo, por Jorge Gracia Pastor

¿Como no voy a escribir cartas contándote lo que pasa en Zaragoza?. Que los que se van a Sevilla no paran de contar lo bien que les va.
Ya hemos vivido un nuevo Martes Santo, y lleno de emociones. Como siempre y las de siempre

La tarde queda rasgada por los timbales de la Piedad que convocan a toda la ciudad para tomar a su cargo durante unos días al Cristo del Refugio. Un año más, y van 75 años. Que gran idea fue crear esta procesión del traslado, que nos parece de toda la vida pero que apenas tiene unas décadas, y así acompañar con dignidad a una de las imágenes importantes de nuestra Semana Santa sobre la peana con más solera de nuestras procesiones. Hasta la Presidenta del Gobierno de Aragón ha asistido esta al acto, la conmemoración lo requería, junto a la Guardia Civil de gala y la habitual cofradía de Muel.

La noche del Martes Santo es controlable. De las seis procesiones, cinco terminan en San Cayetano tras largo recorrido, dándote tiempo incluso a acompañar el rezo del viacrucis de la Institución de la Sagrada Eucaristía por las calles de la Parroquia del Perpetuo Socorro, con su crucificado en hombros cofrades y la compañía un año más de una capilla de ministriles. Este solemne viacrucis es uno de los alicientes de la noche.



Pero hoy la Piedad te podía romper el guión, recorriendo su camino a un paso que no nos tiene acostumbrados y llegando a San Cayetano poco antes de las 22,30, practicamente una hora antes de lo previsto. Para esa hora tenías a la Crucifixión cruzando el Puente de Piedra, un paso solo reservado a ellos y al Ecce Homo y que a todo el que lo ve le parece un momento especial, como así ha vuelto a ser esta noche en el transcurso de su viacrucis por la Parroquia franciscana del barrio Jesús. La última estación se celebra en la gran bandeja del Pilar, que una pequeña en número cofradía como la Crucifixión la hace acogedora a pesar del viento que comienza a soplar. Un icono nuevo aumentaba el conjunto de atributos procesionales.



Y a esa misma hora el trabajado y estudiado cortejo de la Oración en el Huerto, posiblemente la cofradía que más ha cambiado en el último lustro, recorría cadenciosamente conde de Aranda, desde las 21,15 en la calle, saliendo con la segunda petalada del día (la primera fue con la Piedad....y aún hay una tercera en Manifestación. Costumbres que se van cogiendo), bajo el umbral del Portillo y a los sones del Himno Nacional, o de Saeta. Y si el cortejo está trabajado y estudiado... que decir de las marchas de su sección de tambores. Este año de estreno, "el principio del fin" y "la novena", no en vano en seis años al frente de la sección Miguel Angel Almau, un buen amigo, ha dado forma a nueve marchas, creando un estilo inconfundible. Emoción contenida en torno a la "Samaritana", en una plaza abarrotada, a la hora de despedir a los tres pasos a las puertas de San Cayetano.




Llega también Jesús abrazado a la Cruz tras largo viacrucis por la parroquia del Carmen, parada incluida en el Convento de Santa Ana, y la incorporación de un nuevo crucifijo procesional originario del antiguo Convento del Carmen. Y tras ellos el Descendimiento, tambien desde el lejano colegio del Salvador, continuando con la celebración de su 75 aniversario fundacional. La procesión de las Lagrimas arrastra por toda la ciudad a un buen número de seguidores, especialmente concentrándolos durante las cinco predicaciones. Una lenta salida del colegio tras la predicación de la primera lagrima, les ha llevado hasta la segunda en el colegio de la Salle. Especial ha sido la tercera en Santa Engracia, con un nuevo "encuentro" de la Madre con su Hijo con la Cruz a Cuestas (y si mañana toca con la Dolorosa debe de ser Miércoles Santo). La cuarta lágrima en el Coso en otro enclave jesuita y la quinta, emocionante, bonita, y larga despedida de un Martes Santo intenso, como los de toda la vida, en la plaza de nuestra Pasión.

Que en la Tele se vivió en todo su esplendor con el documental INTUS.

Te sigo contando