miércoles, 27 de mayo de 2015

La colonia andaluza en Zaragoza celebró el Rocío

Carreta del simpecado del Rocío de la Casa de Andalucía
El domingo día 24 de mayo tuvo lugar la ya clásica Romería del Rocío, organizada por la Casa de Andalucía con la colaboración de la parroquia de Nuestra Señora del Rocío y que este año cumple su trigésimo séptimo aniversario.

La principal novedad de este año era el estreno de una carreta tirada por un caballo en la que se cobijaba el simpecado del Rocío de la Casa de Andalucía.

A a las 9:30 horas en la Casa de Andalucía sita en el barrio del Actur, se servió el desayuno a los romeros, chocolate con churros gentileza de la casa y desde allí salio la comitiva hacia el barrio de la Bombarda donde se encuentra la Parroquia de Nuestra Señora del Rocío, no sin antes entonar una salve rociera.

El camino recorrido fue el siguiente: Calles Luis Cernuda, Pablo Picasso, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Clara Campoamor, Rotonda Blas Infante, Avda. Ranillas, Puente de La Almozara, C/ Diputados, Avda. De Madrid, C/ Ramiro I, para llegar a la explanada Manuel de Falla. Como el itinerario pasaba por la Glorieta de Blas Infante se aprovecho y se hizo una breve parada para ante su monumento cantar el Himno de Andalucía.

A la mitad del camino se hizo un alto para reponer fuerzas, minibocata y refresco y a continuar las carretas, caballos y romeros  que participaban en la Romería y que habían iniciado el camino en la casa de Andalucía. Desde otros lugares de la ciudad, como Torrero (Grupo el Giraldillo) o Valdefierro (Grupo Andaluz de Mayores) y en esta ocasión incluso venidos desde pueblos como Utebo (Asociación Nuevos Aires del Sur). Una vez reunidos en La Bombarda más de dos mil romeros llenaron de colorido y fervor la explanada, donde, después de sacar los hombres a la Blanca Paloma desde la Parroquia, se celebro al aire libre una Misa Rociera cantada por el grupo “Nostalgia Andaluza”, luego se bailaron sevillanas ante la Virgen y de nuevo se le traslado al interior de la Parroquia, esta vez por las mujeres, donde se le canto entre otras cosas otra vez la Salve Rociera.

De vuelta a la sede de la Casa de Andalucía se disfrutara de una comida de hermandad que resulto muy animada.