miércoles, 23 de marzo de 2016

Semana Santa 2016: Martes Santo, por Jorge Gracia Pastor

El ensordecedor redoble de los tambores viene unido esta noche al dolor y al llanto, como debería ir también unido, desde que iniciamos los ensayos, a la indignación de los que sufren llamando a las puertas de Europa como protagonistas de las bienaventuranzas que desgraciadamente son atemporales.
Las procesiones de esta noche de Martes Santo han honrado la memoria de todos los inocentes muertos por la barbarie terrorista acontecida esta mañana en Bruselas, que han hecho que las cruces in memoriam adopten un papel protagonista en el discurrir de las mismas, y que los que hemos acompañado desde las aceras no solamente nos acordáramos de aquellos que nos dejaron, sino también de los que lo hacen de manera injusta.


Por eso Cristo murió en una cruz. Como nos lo ha recordado hoy la Crucifixión de Viacrucis por el barrio Jesús. La cofradía franciscana recupera sus raíces fundacionales en la Venerable Orden Tercera quedando de manifiesto en el nuevo estandarte, bordado en terciopelo marrón e hilo de oro, que han estrenado hoy, aunque el viento, a su paso por el Puente de Piedra ha obligado a llevarlo tumbado. Y junto a este estardarte, la Virgen de los Ángeles en su Tristeza, novedad este año de la Crucifixión que, siguiendo el espíritu franciscano, no luce ni ropajes ni joyas ostentosas. No son necesarias para transmitir la tristeza por la muerte de su Hijo. Una nueva imagen para la Semana Santa zaragozana de autor sevillano, Ángel Luis González Tejera. Y desaparición definitiva del tercerol para cubrirse exclusivamente con la capucha. El paso por el puente ha sido helador; lo mismo que las estacines rezadas en una fria plaza del Pilar. Pero, si nos quedamos solo con la foto pasando el puente de piedra con el Pilar al fondo no habrá servido de nada. La Piedad ya ha terminado es hora de llegar a San Cayetano antes de que lo haga la Oración en el Huerto.


La misma cruz que ha recogido la Piedad para enclavarla en su peana y trasladarla solemnemente hasta San Cayetano. Si solo nos quedamos con el contragolpe de los timbales mientras sale del Refugio y es colocada para luego desfilar al compás de "la India", "la de Velilla" o "la Gitana", "el Bolero"..... tampoco habrá servido de nada. Apenas habían dado las 22,30 horas ya estaba concluyendo la procesión, que salvo en la salida y la llegada ha sido de discurrir rápido y sin apenas interrupciones.


Y que decir del significado de la Institución de la Sagrada Eucaristía. La palabra y el acto de la Comunión es más profundo que el mero hecho de hacer fila si vas a misa para recibirla. Si nos quedamos solo con el ambiente intimo de su viacrucis al son de la música de capilla de nada nos habrá servido. No soy sospechoso de no gustarme el tambor. Pero en procesiones como esta dan ganas de que solo suene la música de viento. Viento que comienza a soplar de manera intensa y fría.


Jesús murió en la cruz y a ella se abraza, invitándonos a hacer lo mismo. La Verónica sale en su ayuda, como también le obligaron a hacer al Cirineo. Desde la Parroquia del Carmen hemos recorrido un nuevo viacrucis abrazados a la Cruz. Una túnica de estreno para la imagen de Jesús de terciopleo blanco y bordada con hilo de oro y lentejuela. Si solo nos quedamos con esta estampa o el inicio de las escaleras de la Parroquia, con la escolta policial o la llegada al noviciado de Santa Ana de nada nos habrá servido.


Ayer una saeta escuchada en la lejanía tras la salida del Nazareno, a las puertas de San Miguel, nos recordaba al "Descapotable". Ves a la Oración en el Huerto y te entran ganas de cantarle aquello de "en el huerto de los olivos, para Ti confesionario, cuna de la Comunión camino del Calvario". A Jesús allí le entraron dudas. "Aparta de mi este cáliz". Tenemos derecho a tenerlas, pero si solo nos quedamos con ellas, de nada habrá servido. Y de la procesión, si solo nos quedamos con el cortejo tan bien estudiado que lleva la Oración, sus tres pasos, la composición de sus marchas, la novedad de la túnica y abalorios del Cristo de la peana, la marcha de Zaragoza tocada por la banda de Villanueva que entra en Alfonso con" Saeta"..... de nada habrá servido. Pasan de las doce y media. Posiblemente la procesión con el ritmo más lento y tranquilo de todas las procesiones


Siempre tenemos un motivo para unirnos a las Lágrimas de Nuestra Señora. El Descendimiento nos ha brindado cinco momentos a lo largo de la noche para ponernos en el lugar de una Madre, de todas aquellas que sufren. De todos aquellos que sufren. si solo nos quedamos con el recibimiento en Santa Engracia por parte del Calvario, del "Fuerte y Floja", del "Cincuentenario"......de esa grande donde las haya Sección de instrumentos..... de nada habrá servido.


Nos gustan los Martes Santos. El día con menos procesiones en la calle y, exceptuando la Eucaristía, todas con final en San Cayetano. Quien quiere puede disfrutar de ellas sin moverte apenas, como hemos hecho. Aunque hoy en día las aplicaciones y geolocalizaciones favorecen la busqueda y las esperas. Hace frio. Pasan de las 2 y media cuando concluye el Descendimiento. Esperemos que nos haya servido para algo ir de procesiones por las calles de Zaragoza. Seguro que si.

Por Jorge Gracia Pastor

Fotos desde la acera: