domingo, 17 de febrero de 2013

Los símbolos de la Pasión: El pan y el vino

Hay dos elementos Eucarísticos, pan y vino, que constituyen la materia remota del Sacramento del Altar, mientras que la materia próxima no puede ser otra que las apariencias Eucarísticas bajo las cuales están verdaderamente presentes el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

El primer elemento es el pan de trigo (panis triticeus), sin el cual la "confección del Sacramento no tiene lugar". Siendo verdadero pan ázimo, la Hostia debe ser horneada y no fermentada, puesto que harina sola no es pan. Además, dado que el pan requerido es el formado por harina de trigo, para tener validez no se permite cualquier clase de harina, como por ejemplo las de avena, centeno, cebada, maíz molidos, aunque sean clasificados botánicamente como granos (frumentum). Por otra parte, las diferentes variedades de trigo (como triticum astivum spelta, amylum, etc.), son válidas ya que puede probarse que son botánicamente genuinos trigos. La necesidad de pan de trigo se deduce inmediatamente de las palabras de la Institución: "El Señor tomó pan" (ton arton), hay que destacar que en la escritura (artos) siempre significa pan de trigo. No cabe duda también, de que Cristo se adhirió incondicionalmente a la costumbre judía de usar solo pan de trigo para la cena de Pascua; y por las palabras, "Haced esto en conmemoración mía" decretó su uso para todos los tiempos siguientes.

El segundo elemento requerido de la Eucaristía es el vino de uva (vinum de vite). Por tanto quedan excluidos no solo los jugos extraídos o preparados de otras frutas (como cidra y licor de pera), sino también los llamados vinos artificiales, aún cuando su constitución química sea idéntica al genuino jugo de la uva. La necesidad de vino de uva es resultado no tanto de una decisión autoritaria de la Iglesia, ya que lo presupone, y está basado en el ejemplo y mandamiento de Cristo, quien en la última Cena ciertamente convirtió el vino natural de uva en Su Sangre. Esto es deducido en parte del rito de la Pascua Judía que recuerda que la cabeza de la familia pasara el "copón de bendición" (calix benedictionis) conteniendo el vino de uva, y especialmente de la expresa declaración de Cristo que de entonces en adelante no bebería del "fruto de la vid" (genimen vitis). El añadir agua al vino era práctica habitual entre los judíos y con seguridad así lo hizo Jesucristo, sin contar también con una carga simbólica de unión entre Cristo (sangre) y el hombre (agua).

Santo Caliz venerado en la Catedral de Valencia
El Cáliz de la Última Cena

La catedral de Valencia conserva el Santo Cáliz, que, según la tradición, utilizó Nuestro Señor en la Última Cena, lo cual no es imposible según los datos arqueológicos, ya que procede de Oriente. Estuvo mucho tiempo en san Juan de la Peña. En 1399, el rey Martín I el Humano lo trasladó a la Aljafería. Años más tarde fue llevado a Barcelona y a Valencia. En 1437 la reliquia fue entregada al Cabildo Catedralicio en nombre de su majestad, como prenda por un préstamo de 40.000 ducados de oro para sus guerras italianas.


La Panera

Es uno de los elementos más peculiares de la Cofradía de la Institución de la Sagrada Eucaristía.

El día 2 de abril de 1.981 tuvo lugar el hundimiento del Garaje Solano donde se guardaban los pasos propiedad de la Hermandad de la Sangre de Cristo. Una viga cayó sobre una de las esquinas del paso de la Santa Cena, destrozando un apóstol y arrancando la greca. Además la caída de cascotes produjo golpes y daños diversos en las imágenes. El paso había quedado en tal estado que era totalmente imposible sacarlo ese año.

El Hermano Mayor de la Cofradía de la Institución de la Sagrada Eucaristía se reunió con los de otras cofradías, con la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Sangre de Cristo, con los escultores Hermanos Albareda y se tomó la difícil decisión de que dado el estado del Paso no podía salir a la calle ese año. Ello generó diversas opiniones sobre si se debía desfilar o no al carecer del paso.

El Hermano Mayor decidió que el Jueves Santo 16 de abril de 1.981 la Cofradía saliera a la calle en procesión presididos por una gran panera de mimbre con un paño con los colores de la Cofradía y que llevara el gran pan que suele estar en la mesa del Paso, siendo llevada por cuatro hermanos cofrades.

Paradójicamente, ese año sin Paso, el mensaje Eucarístico y la presencia de la Cofradía en la calle llegó más lejos que ningún otro año. De este modo, en recuerdo de ese año la Cofradía sigue procesionando una humilde cesta con un pan y desde hace unos años también unas vasijas con vino. Una vez acabada la procesión del Santo Entierro se reparte el pan y el vino entre los hermanos, así como el Pan que procesiona en la mesa del paso de la Santa Cena.

Fuentes:
http://www.artesacro.org/Noticia.asp?idreg=59336
http://www.catolicosfirmesensufe.org/la-eucarista
http://www.archizaragoza.org/actualidad/temas-de-historia-zaragozana-iv-reliquias-de-la-pasion-del-senor-en-la-archidiocesis-de-zaragoza
http://www.cofradiaeucaristia.es/Cofrad-a-Eucarist-a/Nuestros-atributos/