domingo, 6 de marzo de 2016

Así son los bocetos del apostolado del paso de la Santa Cena

La Cofradía de la Institución de la Sagrada Eucaristía aprobó el pasado 9 de enero en capítulo extraordinario la sustitución del actual apostolado del paso de la Santa Cena por uno de nueva hechura, que tallará el imaginero hispalense José Antonio Navarro Arteaga.

Desde que la propia cofradía bendijera al Señor de la Cena se ha especulado mucho sobre la renovación del apostolado del paso. Una vez solventadas todas las incógnitas, principalmente económicas del paso, los hermanos aprobaron el proyecto.

El pasado 17 de enero publicamos un primer boceto del apostolado, si bien el imaginero ya ha comenzado el trabajo para tener las imágenes de los 12 apóstoles a comienzos de 2017 para poder tener tiempo suficiente para celebrar la ceremonia de bendición y, posteriormente, colocarlas en el Paso de la Santa Cena. A día de hoy ya están disponibles algunas fotos del barro de San Pedro, boceto de la futura talla. Estas fotos nos dan perfecta cuenta de la calidad del trabajo que se está realizando para la Cofradía y para toda la ciudad de Zaragoza. Y, hay que pensar en todo el trabajo que todavía queda para pasar el boceto a la madera, afinar el acabado y policromar.

A continuación incluimos la descripción de los doce apóstoles con sus bocetos:
  • San Pedro: Gran pescador, impulsivo, impetuoso, fuerte, extrovertido. Nacido para ser líder. En el boceto lo vemos maduro, con el rostro marcado por las arrugas de la responsabilidad y en el Paso lo veremos siendo el primero en recoger el cáliz de las manos del Señor.
  • San Juan: En el boceto vemos una persona joven. La frente despejada, el pelo, nos transmiten la sensación de movimiento, la energía del “hijos del trueno”. En el Paso lo veremos al lado de Señor, a su derecha, como el discípulo al que amaba especialmente.
  • Santiago el mayor: En el boceto vemos al pescador rudo, determinado, constante, tanto para trabajar en la barca, como para pedir el primer puesto o salir a recorrer el imperio romano.
  • San Andrés: En el boceto lo reconocemos como esa persona cordial, generosa. Es el que nunca se postula como líder de un grupo, pero el imprescindible para que crezca.
  • San Felipe: En el boceto vemos un hombre meditando las palabras que escucha antes de aceptarlas. Felipe está sopesando si tienen sentido comprometer su vida con ese cáliz de sangre, vida y muerte, que le ofrece la mano del Señor que se extiende hacia él.
  • San Bartolomé: En el boceto podemos ver a esa persona que está reflexionando sobre lo que está pasando a su alrededor. Lo está valorando todo, parece que está ausente, pero, a la vez, nos sorprende con sus respeustas, o preguntas, rápidas e inteligentes. 
  • San Mateo: En el boceto vemos una persona pulcra, con un rostro despejado, cuya mirada lo domina todo. Lo vemos, con una nota especial de atención, guardando todo en su memoria para luego poder contarlo a los demás.
  • Santo Tomás: En el boceto atisbamos esos rasgos en su semblante hosco, oscuro, en su mirada huidiza, de alguien que mira hacia arriba porque se siente pequeño, inseguro.
  • San Judas Tadeo: En el boceto podemos ver a una persona con unos rasgos muy marcados, con una mirada enérgica, decidida. Tiene una idea y va detrás de ella.
  • Santiago el menor: En el boceto lo vemos recogido sobre sí mismo. Con una capucha que le cubre la cabeza, con los ojos bajos, la cabeza vuelta; escucha, pero es como si no quisiera hablar ni que le vean. Él está ahí. Da testimonio con su presencia y sus hechos.
  • San Simón: Lo poco que sabemos de él hace difícil caracterizarlo. Casi parece que sea eso lo que nos transmite el boceto. Al verlo, parece como si no estuviera, pero si se le mira fijamente, también, parece que este diciendo: “sí”.
  • Judas Iscariote: Impulsivo, violento, marcado por las dudas al no entender el mensaje de Cristo y terminar consumando la traición. El boceto nos lo presenta con una mirada dura, que preside su rostro y nos transmite la idea de su carácter violento y traidor.